El blog de Carlos Biurrun

18/04/2010

Como nadar entre tiburones (metáfora vital)

Filed under: Activo humano,management — Carlos Biurrun @ 17:33
Tags: ,

Interesante metáfora sobre el ambiente de trabajo, la resistencia al cambio y la capacidad para salir airosos de los peligros cotidianos.

Damos la bienvenida a la ventana del blog al colectivo Oirec Etnem, que se estrena con este posty del que esperamos excelentes contribuciones.

Como nadar entre tiburones

En algunas ocasiones, por motivos de nuestra vida laboral, nos vemos obligados a nadar en el mar que nos toca vivir y a veces nos encontramos con el agua infestada de tiburones.
Hay que tener en cuenta que es una actividad que no elegimos y que por lo tanto tampoco disfrutamos con ella.
Pero como cualquier actividad sólo se puede desarrollar practicando, en este caso en el mar de la vida diaria.

Mientras nos hacemos expertos ahí van algunas reglas para sobrevivir:

Primera. Todos los peces no identificados son tiburones.
Hay que tener en cuenta que algunos tiburones no tiene el aspecto de tales, y que algunos otros peces, se comportan como tiburones, en determinados momentos de tensión o estrés. Por tanto suponga que todos los peces que le rodean son tiburones, a no ser que ya haya comprobado que no lo son. Tenga además en cuenta que en ausencia de sangre, a veces, hasta los tiburones adoptan un comportamiento de mansos pececillos.

Segunda. No sangrar.
Si Ud. resulta herido no debe sangrar.
Sangrar provoca un ataque aún más agresivo de los tiburones, e invita a participar en el ataque a peces que no se comportan como tiburones en ausencia de sangre. Si Ud. no puede controlar la efusión de sangre no debe nadar entre tiburones, ya que la posibilidad de accidentes en ese entorno siempre en muy alta. Además, cuando un tiburón ataca sin producir sangre en su presa, se siente tan confuso que cesa en el ataque hasta aclarar las circunstancias de tan extraño comportamiento.
Esto le dará el tiempo suficiente como para prepararse ante el próximo ataque.

Tercera. Contestar rápidamente a toda agresión.
Los tiburones, cuando atacan, siempre realizan una exploración previa de la presa.
Es en esta acción cuando el nadador se debe percatar de lo que se le avecina, y darle al tiburón una fuerte bofetada en el hocico.
Hay quien piensa que es mejor, en ese momento, congraciarse con el atacante. Este tipo de personas son fácilmente identificables por la falta de algún miembro.

Cuarta. Salga del agua si alguien está sangrando.
Tanto si el que sangra es un nadador, como si es un tiburón, salga inmediatamente del agua.
La presencia de sangre produce un comportamiento agresivo tanto en los tiburones, como en peces que sólo en este estado se comportan como auténticos tiburones.
Aprovechan la confusión y el enturbiamiento del agua para atacar todo lo que esté cerca.
No tiene utilidad intentar rescatar a un nadador herido, ya que esta acción casi siempre acaba también con el rescatador.

Quinta. Use correctivos anticipadamente.
Esta actividad es conveniente realizarla periódicamente, para que el tiburón, recuerde en todo momento de la dificultad que entraña atacar a un nadador experimentado.
El uso de correctivos debe hacerse con mucha frecuencia en caso de tiburones desmemoriados y una sola vez en el caso de tiburones con buena memoria.
Valdría como ya hemos señalado anteriormente con una buena bofetada en el hocico. Esta vez la bofetada es inesperada y el efecto que produce es tremendamente disuasorio para el futuro.
Además cualquier tiburón prefiere, en caso de necesidad de atacar, hacerlo sobre nadadores que suponen más dóciles, al no haber usado correctivos anteriormente.

Sexta. Desorganice un ataque organizado.
Generalmente los tiburones atacan aisladamente ya que su comportamiento les suele llevar a tener una actividad solitaria en su vida diaria.
En cualquier caso, si se produjera un ataque organizado, no le resultará difícil al nadador, introducir, en un grupo de animales tan poco dado a trabajar en grupo, algún factor disgregador, que incluso haga que se centren en el ataque entre ellos, olvidándose de Ud.
Además, esto le dará tiempo de huir y rearmarse, para el improbable próximo ataque. Para entonces, algunos de los tiburones que se organizaban, habrán sido víctimas del propio grupo.
Pero recuerde que no es ético dirigir al grupo contra otro nadador como Ud.

Y sobre todo aprenda a reconocer las aguas más infestadas de tiburones.
Estas aguas se suelen dar en entornos con mucha resistencia al cambio, con estructuras rígidas y obsoletas, aguas donde abundan actitudes negativas y destructivas.
Por tanto, esta agua, resultará extremadamente peligrosa para personas que intentan poner en marcha cambios e iniciar mejoras.
Pero no se preocupe, si ha aprendido a nadar entre tiburones, esto, le dará un plus de valía con cada ataque que sufra y del que salga ileso.

Nadie dijo que innovar fuera fácil ¿verdad?

Anuncios

17 comentarios »

  1. ref erdam atup ed.

    ozarba nu

    Comentario por Marcos González-Cuevas (Crown) — 19/04/2010 @ 01:25 | Responder

    • .romuh le arap oicapse yah gnitekraM le ne atsah sev omoc :socraM odamitse
      .Oirec Etnem ed aveun acram al ojab y sagile euq aserpme ed amet nu erbos olucítra nu ribircse a omina eT
      .arodeceuqirne yum áres nóicatropa uT .etamínA
      .ozarba nU

      Comentario por Fernando Álvarez Díaz de Cerio — 20/04/2010 @ 23:56 | Responder

      • .ojepse otamrof ne odneibircse siabatse euq, atneuc odad aíbah em on yoh atsaH
        .!aedi avitanigamI
        .!ozarba un

        aivliS

        Comentario por Silvia López — 05/05/2010 @ 18:05

  2. Muy bueno, pero que muy bueno, en algunos momentos del articulo no he podido dejar de reír. Es cierto, aprenda a reconocer las aguas más infestadas de tiburones, e intente al igual que en las guerras, que los efectos colaterales negativos no le afecten.
    Continue trabajando, que es de la única forma que se obtienen resultados.

    Comentario por Carlos A. — 20/04/2010 @ 23:11 | Responder

    • Carlos ya ves que vamos ampliando un poco los contenidos para también intentar entretener siempre desde algún punto relacionado con empresa.
      Gracias por permanecer en el blog con tus comentarios.
      Me anima a seguir.
      Un abrazo.

      Comentario por Fernando Álvarez Díaz de Cerio — 20/04/2010 @ 23:58 | Responder

  3. Interesante y muy buena la metáfora del mar infestado de tiburones.
    Realmente, es clarificadora de los comportamientos que existen en cualquier organización.
    Explicado de esta forma, es amena y divertida, y nos permite identificar esas organizaciones rígidas, y no dispuestas a los cambios, y mucho menos innovar.

    Bravo! Me ha gustado mucho el post.

    Silvia

    Comentario por Silvia López — 22/04/2010 @ 17:30 | Responder

    • Silvia, gracias por tus comentarios.
      El objetivo de OIREC ETNEM es entretener sobre todo.
      Me alegra que coincida el objetivo con tus sentimientos.
      Un abrazo.

      Comentario por ceriomarketing — 25/04/2010 @ 23:58 | Responder

  4. Bueno, Bueno, Muy Bueno, es la pura realidad de los comportamientos de las personas en las grandes y medianas organizaciones. Me ha encantado.

    Joserra

    Comentario por José Ramón Yanes — 23/04/2010 @ 00:22 | Responder

    • Joserra, hay un principio fundamental en todo ésto que nunca se debe romper si no queremos ser como ellos:
      “Pero recuerde que no es ético dirigir al grupo contra otro nadador como Ud.”
      Por lo manos los nadadores no debemos proteger.
      Un cordial saludo.

      Comentario por ceriomarketing — 26/04/2010 @ 00:00 | Responder

  5. Fernando,

    A primera vista parece un decálogo chistoso sobre lo que hacer para sobrevivir en entornos acuáticos frecuentados por escualos –y que conste que me has hecho reír-, pero no es sino una alegoría de lo que, desgraciadamente, sucede en algunas empresas y centros de trabajo en los que, algunos individuos, alcanzado ya su “máximo nivel de incompetencia” –habitualmente altísima en ellos-, agotados sus recursos profesionales –habitualmente escasísimos- para sobrevivir éticamente, emprenden una loca carrera hacia la cúspide de la pirámide depredatoria, en la que no vacilan en emplear cuantas malas artes dominan –habitualmente muchas- para alcanzar la victoria: una charca inmunda y pútrida, infestada de cadáveres de otros corredores, en la que nadar (o, mejor dicho, chapotear) sin el lastre de su conciencia –de la que, siempre, carecen.

    Una vez más, enhorabuena por tu artículo.

    Comentario por Javier Abelló Vieson — 26/04/2010 @ 10:38 | Responder

    • Gracias Javier.
      Siempre has sido un buen nadador en contarposición a la figura del tiburón.
      Los tiburones carecen de conciencia desde luego.
      Un abrazo.

      Comentario por ceriomarketing — 27/04/2010 @ 00:19 | Responder

  6. Estimado Fernando:
    de verdad que muy bueno, es como la vida misma. Menos mal que en el camino siempre nos quedaran personas como tú.
    luis angel

    Comentario por luis angel Pérez — 26/04/2010 @ 19:03 | Responder

  7. Luis Ángel, gracias por tu comentario.
    Como siempre cordial y amable.
    Un abrazo.

    Comentario por ceriomarketing — 27/04/2010 @ 00:20 | Responder

  8. Hola otra vez fernando, enhorabouna pues es un articulo ameno y divertido.
    yo te propongo que lo continues habalndo en el mismo contexto del pez que acompaña a los tiburones:

    La Remora, del orden de los Perciformes, de la clase Actinopterígios (peces con aletas radiadas), es un pez que posee ventosas en la parte posterior superior con las cuales se adhiere a animales como el tiburon, tortugas, ballenas, etc. Esta adhesion no es perjudicial( para el tiburon), por que simplemente se adhiere para alimentarse de los restos de comida que estos animales desprenden cuando se alimentan.

    Podria ser interesante, cuidate y sigue asi un abrazo muy fuerte.

    Comentario por Carmelo Martinez — 01/05/2010 @ 09:06 | Responder

    • Carmelo, siempre me gusta recibir tus comenatarios.
      Creo que ha llegado la hora de que te animes y escribas un artículo sobre algún tema de los que últimamente te gusta leer relacionándolo con la empresa.
      Me avisas en cuanto te animes.
      Un abrazo.

      Comentario por ceriomarketing — 09/05/2010 @ 22:38 | Responder

  9. increible , me ha encantado este post, ya lo tengo de favorito,gracias , muy buenos consejos a la hora te tratar con “tiburones”.saludos

    Comentario por ataques de tiburones — 26/01/2011 @ 20:05 | Responder

  10. sorprendente!
    No sólo aplicable a empresas lo cierto es que he iniciado la busqueda de esta frase porque mi campo es juridico

    Comentario por veronika — 06/03/2011 @ 22:45 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: